El nuevo consenso. (fragmento, Muñoz Ledo)

Posted on octubre 12, 2007. Filed under: Cultura, izquierda, México, Política |

                            Porfirio Muñoz Ledo (El Universal; 12 oct. 2007)

 

Ser progresista hoy es aprovechar los vientos ideológicos predominantes y ser reaccionario es soplar en sentido inverso. Podríamos descubrir que, como ha sucedido en otras transiciones, por razones de supervivencia, la autoridad formal acaba cediendo ante los impulsos de cambio y el eje del poder se traslada hacia los actores reformistas. Así sucedió, por ejemplo, en la España de Adolfo Suárez y en la Polonia de Jaruzelsky.

 

Resultaría prolijo describir los escenarios transformadores que conviven en América Latina. Entre las democracias parlamentarias que encabezan Michelle Bachelet en Chile y Tabaré Vázquez en el Uruguay y los populismos socializantes de Rafael Correa en el Ecuador, Evo Morales en Bolivia y Hugo Chávez en Venezuela hay enormes distancias; al punto que podríamos coincidir con la dicotomía establecida por Teodoro Petkoff en su libro Las dos izquierdas.

 

Mención aparte, por su mayor cercanía al caso de México, merecen las experiencias de Lula da Silva en el Brasil y de Néstor Kirchner en Argentina. A más de sus esfuerzos en la construcción de una supranacionalidad regional, hay en ambos el empeño de relanzar el crecimiento económico con redistribución del ingreso y dentro de un esquema macroeconómico sano. La determinación de atraer hacia su propia visión ideológica los sectores productivos y las clases medias, en contraposición al Consenso de Washington.

 

Con diferentes intensidades y metodologías todos coinciden en la necesidad de reconstruir al Estado. En dotarlo de autonomía, suficiencia y funcionalidad para hacerlo capaz de incidir en los procesos económicos y satisfacer las necesidades fundamentales de la población. Desde las audaces —y en ocasiones discutibles— aventuras constituyentes hasta el gradualismo reformador, sobresale la búsqueda de una nueva institucionalidad, indispensable para cerrar el ciclo neoliberal.

 

Ninguno de ellos está apostando a la crisis, aunque algunos se enfrenten a duras resistencias internas, ni tampoco se conforman con subsistir dentro de los parámetros inerciales que heredaron. Todos saben que la firmeza política y la claridad programática son las claves de una acción eficaz, y que de la profundidad de las reformas que acierten a implantar depende que puedan transitar de “una época de cambio a un cambio de época”.

 

Ha llegado el momento de valorar entre nosotros esas experiencias para encontrar los caminos que nos permitirían desembarcar en una Nueva República, más allá de pugnas partidistas y estériles polarizaciones. Sería oportuno convocar a los estados generales de la izquierda mexicana que, como en el Congreso de Oaxtepec, nos ofrecieran una visión compartida, un rumbo unitario y una posibilidad cierta de incidir en la historia.

Make a Comment

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Liked it here?
Why not try sites on the blogroll...

A %d blogueros les gusta esto: