La militarización de la política y de la sociedad mexicana.

Posted on julio 16, 2007. Filed under: Derecha, México, Política |

                                                       Por José Luis Sierra V. 

Mala tos tiene María. Vicente Fox dedicó su mandato a conceder privilegios económicos y a transferir espacios políticos a los medios electrónicos de comunicación. Sin enmendar lo anterior, Felipe Calderón decidió contrarrestar su debilidad política entregándole al Ejército partes sustantivas de las obligaciones de mando civil.

 

Todo empezó por “sacar al Ejército a las calles”, medida extrema para hacer frente –ahora se sabe que “como sea”- a la violencia del crimen organizado. Luego fueron los mandos policíacos (los federales y también en los estados) y la totalidad de la plantilla de la Policía Federal Preventiva. Como eso no bastaba, se utilizaron los petardazos contra ductos de PEMEX como pretexto para encargarle al Ejército el cuidado de las instalaciones estratégicas (5 mil efectivos más, en principio).

 

El colmo de los colmos fue enterarnos que, como el Banco de México no tiene capacidad para mantener en buen resguardo los 205 millones de dólares incautados al “cartel de Pekín”, entonces las pacas de billetes verdes –que son también evidencia judicial en un proceso en marcha-  fueron transferidas a las arcas de BANJÉRCITO.

 

Hace unas horas, el presidente Calderón informó al país que el reto de reforestar el depredado territorio nacional descansa, también, en el esfuerzo de los modestos “juanes”, nuestros soldados. Al paso que vamos, en el mes de septiembre podríamos enterarnos que, dadas la baja calidad educativa y la desidia de nuestros docentes, será personal del Ejército el encargado de impartir las materias escolares, previa ejecución de otro “quinazo”, ahora contra la maestra Elba Esther, efectuado con la misma maestría con la que actuó en enero de 1989, el comando de “fuerzas especiales” del Ejército Mexicano.

 

Sarcasmos aparte, la creciente participación del Ejército en áreas que corresponden al aparato gubernamental, para suplir las deficiencias de éste, no sólo violenta normas básicas de convivencia sino que atenta contra una de las columnas en que descansó la estabilidad política del país por más de sesenta años: la marginación de los militares de la política activa y militante.

 

Nadie podrá reclamarles a los militares cuando estos manifiesten y quieran hacer realidad sus aspiraciones políticas, nadie podrá hacerlo porque fue la sociedad, el mando civil de ésta, la que los llamó, la que subrogó tareas y responsabilidades al personal militar.

 

                                              Mérida, Yuc.; 16 de julio del 2007.  

Make a Comment

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Liked it here?
Why not try sites on the blogroll...

A %d blogueros les gusta esto: