Comienza en León fractura panista…

Posted on junio 24, 2007. Filed under: Guanajuato, México, PAN, Política |

Álvaro Delgado / Verónica Espinosa / Proceso (AM, León; 24 de junio del 2007)
  
Consumada la estrategia de Felipe Calderón para granjearse una influencia mayoritaria en los órganos de dirección del Partido Acción Nacional, el ala más dolida de esta organización política insiste en su rechazo a convertirse en un partido al servicio del Ejecutivo. Tras la humillación de la que fue objeto Manuel Espino en la pasada Asamblea panista, el dirigente nacional dice a Proceso: “Es obvio que fue muy operada”. Con la discusión sobre la presencia de El Yunque como trasfondo, en el PAN se advierten ya signos de descomposición…

En medio del regocijo de la fracción de Calderón por la humillación a Manuel Espino, el ex legislador César Jáuregui Robles, advierte que la rechifla ocurrida en la pasada Asamblea Nacional, celebrada en León, exhibe el nivel de descomposición del PAN.  “Esto no sólo le afecta al PAN y a su dirigencia, sino a todo México, porque el ciudadano, que cree en el PAN, observa esta podredumbre y esta suciedad, que hay que limpiar inmediatamente”, afirma el ex legislador, contrapuesto a las opiniones de que ese partido “no es así”.

Más próximo a Calderón que a Espino, de quien desde hace años es adversario en Chihuahua, Jáuregui Robles dimensiona abiertamente las consecuencias de lo ocurrido en la Asamblea Nacional, celebrada en el Poliforum de León el sábado 2, en la que -afirma- se impuso “el odio y el encono a los sanos entendimientos”.

Para ilustrar lo ocurrido cita a Carlos Chavira Becerra, el panista que murió de un infarto al bajar de la tribuna de la Cámara de Diputados, el 20 de septiembre de 1983 y autor de La Otra Cara de México. “El decía que la democracia es como una pared blanca, donde todos estamos siendo demócratas al limpiarla día con día. Bueno, pues esto se manchó notablemente”. Las rechiflas a Espino, a las que Calderón no aludió en su discurso que exigió la incondicionalidad del PAN, deben ser censuradas por todos los panistas, insiste el ex diputado federal. “Es una llamada de alerta para acelerar las condiciones que permitan que el panismo se sienta dentro de los caminos del diálogo sin caer en la provocación, el insulto y la majadería.”

Y es que esta ciudad y este estado orgullo del PAN, donde ejerce el poder desde hace casi dos décadas y 16 años, respectivamente, las facciones que se disputan el control partidista exhibieron saña y recursos diversos: Repudio concertado a su “jefe” nacional -una institución de la que tanto se ufanaban-, el uso del aparato gubernamental para comprar conciencias y el clientelismo mediante el reparto de listas para definir a miembros del nuevo Consejo Nacional. Pero además de la desaprobación de un sector de la Asamblea Nacional a Espino, quien insiste en que no es un reproche a su gestión, se abrió una nueva etapa en la disputa interna -aún sin procesar institucionalmente- sobre la relación entre el PAN y el Gobierno Federal que encabeza Calderón.

Otro tema, que tampoco ha sido procesado institucionalmente, es el de la presencia en el PAN de El Yunque, la organización secreta de extrema derecha que gravitó en la Asamblea Nacional y que obtuvo importantes posiciones en la facción de Calderón, empezando por César Nava, su secretario particular, Cecilia Romero, Jorge Ocejo, Rogelio Carvajal, Ángel Alonso Díaz Caneja, Francisco Fraile, Herbert Taylor… Al respecto, Espino se dice dispuesto a que El Yunque sea discutido institucionalmente en el PAN: “Yo mismo lo he llegado a sugerir para que abordemos abiertamente el tema. Si hay una cantidad importante de miembros del partido interesados en que ese tema, que es ajeno al PAN, se ventile en los órganos internos del partido, adelante. Ojalá y haya voluntad.”

PAN, partido oficial.

En la disputa por el control del PAN, que comenzó desde la toma de posesión, el 1 de diciembre del 2006, Calderón es acusado por la facción antagónica que encabeza el dirigente nacional de pretender instaurar, mediante la compra de lealtades, un nuevo partido oficial. “No somos, nunca hemos sido y no queremos ser un partido de Estado”, advierte Espino, quien no descarta postularse para la reelección.

En entrevista el mismo sábado 2, apenas se retiró Calderón hacia una gira por Europa, a la que él se incorporó, Espino reitera que el titular del Ejecutivo “tiene un liderazgo e influencia indiscutible en la acción política del PAN, inclusive en su toma de decisiones”, porque enarbola el proyecto del partido, que apoya “plenamente, y así está acreditado”, la dirigencia.

Pero aclara enseguida: “Hasta ahí todo está bien. Lo que no debemos hacer es ir más allá y hacer del partido una dependencia oficial del Gobierno de México.”

-¿Ratifica lo que usted dijo a Proceso en noviembre pasado: si Calderón mete un dedo en el PAN, este partido le corta el brazo?

-Tenemos que ser muy cuidados para no caminar hacia la transformación del partido, negando su naturaleza. Tenemos que evitar que el partido, alguna vez, se acerque siquiera a la posibilidad de ser un partido de Estado.

Sin embargo, César Nava, secretario particular de Calderón y quien se ubicó en el primer lugar de la votación de los casi 9 mil delegados que eligieron a 150 de los 300 integrantes del Consejo Nacional, colocado ya junto con Germán Martínez, secretario de la Función Pública- como prospecto de Calderón a relevar a Espino, piensa todo lo contrario y, en entrevista con Proceso, niega la conversión del PAN en agencia gubernamental.

“El PAN tiene 67 años de historia democrática. Esta madurez nos permite definir con claridad que debemos actuar como partido gobernante y apoyar, con todo, al Gobierno, y al mismo tiempo preservar la autonomía propia que le corresponde al partido. Es un equilibrio que se puede lograr sin ningún problema y yo te aseguro que lo podemos lograr.”

-¿Pero está latente el riesgo de que el PAN reedite al PRI?

-Sin ningún riesgo, sin complejos, sin miedos, sin ataduras, tenemos que apoyar al Gobierno con todo, porque somos partido gobernante, y es una responsabilidad histórica que nos obliga a cumplir las expectativas de los mexicanos.

Juan José Rodríguez Prats, quien como priísta vivió el sometimiento del PRI al Presidente de la República, advierte que es inadmisible reproducir el partido oficial y exige respeto para una buena relación:

“El Gobierno puede esperar todo el apoyo del partido en las tesis, en los principios, en la toma de posesión -como se ha demostrado fehacientemente-, pero el partido espera del Gobierno respeto. Esa es la regla de oro para que nos podamos entender.”

-Pero ahora muchos panistas ven como virtud que Calderón tome el control del PAN.

-Así es. Parece ser que no hemos vencido una inercia añeja del viejo sistema. Cuando se dan las transiciones no todo muere. Y hay una inercia que está pretendiendo contaminar al PAN. Extraña y sorprende que en un partido se atropelle a su presidente de esa manera. Yo espero que se logre el punto de equilibrio y que la misma gente en Los Pinos recapacite de qué es lo que queremos para el PAN en el futuro.

-¿Y si Calderón toma el control del PAN?

-Sería una broma de humor negro para don Manuel Gómez Morín o Efraín González Luna, que siempre atacaron al partido oficial y al partido de Estado. Gómez Morín decía: El hecho de que salieran de las filas del PAN funcionarios públicos no era para que el partido perdiera su independencia y su capacidad crítica.

Mouriño: Chambas por votos

Y es que en la disputa por el poder en el PAN, en la que Espino salió maltrecho en la Asamblea Nacional, los allegados a Calderón han hecho uso de la estructura gubernamental. El caso más nítido es el de Campeche, según el diputado federal del PAN Jorge Nordhausen.

En entrevista, asegura que Juan Camilo Mouriño, jefe de la Oficina de la Presidencia, ha otorgado y ofrecido cargos públicos del Gobierno federal a cambio de lealtad. “El Gobierno federal está comprando conciencias a través de su operador Juan Camilo”, acusa.

Inclusive asegura que Mouriño, español de nacimiento y avecindado en Campeche, celebró una reunión en su casa, el viernes 27 de abril, previo a la celebración del Consejo Estatal, para “comprar voluntades” entre panistas del estado encabezadas por la presidenta estatal del PAN, Nelly Márquez.

“Sus palabras textuales fueron: ‘Tengo 40 subdelegaciones, con sueldos de 20 mil a 45 mil pesos mensuales, pero nosotros vamos a ganar el Consejo Estatal y el Consejo Nacional”, asegura Nordhausen, quien acusa: “Mouriño tiene un poder discrecional para repartir del botín, aunque los designados no den el perfil.”

Por ejemplo, dice, el delegado de la Secretaría de Medio Ambiente, Recursos Naturales y Pesca (Semarnat), Iván González López, es pediatra, pero además apoyó a los candidatos perredistas en las elecciones federales. “Es un acto totalmente incongruente de parte de Mouriño. ¡Incongruencia total, porque no tiene el perfil que se requiere y además apoyó al PRD. Todos los carmelitas lo sabemos!”

-¿Y por qué lo nombró?

-Solamente porque él opera los intereses de Juan Camilo.

Es el mismo caso del nuevo delegado de la Procuraduría Agraria, Juan Manuel González Navarrete: “¡Desplazó a un panista que tenía diez años trabajando en el sector y él es un técnico en computación. Ah, pero es operador de Mouriño!”

En la delegación del Registro Agrario Nacional, añade, Mouriño nombró a Socorro Gamboa Vela: “¡Es una maestra de kínder! ¡Por favor! Ella también es operadora política a favor de sus intereses. Son votos cautivos.”

En la subgerencia corporativa de Desarrollo Social de Petróleos Mexicanos (Pemex) también intervino Mouriño al designar a Hiram Manzanero Carrillo, afirma Nordhausen: “¡Pero es maestro de karate! ¡Qué nos pasa!”

Nordhausen afirma: “Estos actos de incongruencia tienen muy molestos a los campechanos, pero sobre todo a los panistas, como yo, que queremos regresar a la mística que teníamos y ahora resulta que los altos funcionarios compran conciencias. ¡Mira cómo operaron la rechifla a Manuel Espino!”

-Con estas declaraciones lo pueden expulsar del PAN, ahora que lo controle Calderón.

-¡Ya qué más da! Pero no creo. Después de lo que pasó en León, ¿a poco van a expulsar a todos los que le chiflaron al jefe nacional? Eso no es el PAN. Son algunos individuos infiltrados que traen credencial y que, con fines perversos, operaron eso.

El Yunque con Calderón

En la disputa por el control del Consejo Nacional, que entre otras facultades tiene la de elegir al próximo presidente del PAN, gravitó la discusión informal sobre el nivel de penetración de la Organización Nacional del Yunque, que fue clave en la elección de Espino -en el 2003- y que tendrá también influencia en la que se celebrará en marzo del próximo año. -Durante la Asamblea Nacional, a la que sólo asistieron 9 mil de los 14 mil delegados previstos, las facciones en contienda repartieron entre las delegaciones listas de candidatos para elegir, de manera corporativa, los consejeros nacionales, incluyendo la que repartió por su cuenta César Nava, y la de Calderón.

Espino perdió posiciones por el rechazo a quienes propuso desde el Comité Ejecutivo Nacional: Enrique Navarro, secretario de fortalecimiento interno y quien acusó a funcionarios del Gobierno de inmiscuirse en el proceso interno del PAN; Fernando Palma, coordinador nacional de diputados locales; Marcos Pérez Esquer, tesorero nacional; Pedro Cerisola, ex miembro del gabinete de Vicente Fox, y Rubén Mendoza Ayala, entre otros.

Sin embargo, al hacer un examen de las listas de candidatos a consejeros nacionales y los que resultaron electos, el panista Luis Paredes Moctezuma, quien militó durante más de tres décadas en El Yunque y cuyo seudónimo era Enrique Cid, asegura que esa organización secreta de extrema derecha obtuvo importantes posiciones con Espino, pero también con Calderón.

Si bien Espino fue vapuleado, dice, “la victoria de Calderón es parcial”, porque El Yunque mantiene su influencia en el CEN, en los comités estatales y municipales, pero inclusive en el Consejo Nacional que se integró el sábado 2 y muchos de ellos forman parte del grupo de Calderón:

“De los 150 que fueron electos, no me cabe duda de que 45 pertenecen a la organización. Eso no quiere decir que sean los únicos, sino que no conozco, por razones de edad, a los demás. Si hay otros 30 sería la mitad. Y en el caso de los otros 150 que fueron electos en asambleas estatales, 10 de las cuales no he revisado, afirmo categóricamente que 38 militan en El Yunque. No es descabellado pensar que pueden llegar a la mitad.”

Y advierte: “Alguien que tiene mando sobre la mitad del Consejo Nacional no tiene gran dificultad para lograr mayoría. Si hay tres candidatos, seguramente lograría que el suyo fuera uno de los dos finalistas. Y en la segunda ronda, con la mitad de los consejeros, lograría la mayoría. Así es como ha jugado el Yunque en el PAN los últimos 25 años. Van a hacer lo que siempre han hecho y les ha dado estupendos resultados.”

-¿Se trata de calderonistas camuflados?

-Pues sí, pero es muy bueno el disfraz, y me parece increíble que alguien crea que eso es cierto.

-¿No tiene duda de que Nava es militante de El Yunque?

-Claro que lo es, y si no lo es ya, lo ha sido. ¿Dónde están sus lealtades? Eso tendrá que averiguarlo Calderón, no yo.

Make a Comment

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Liked it here?
Why not try sites on the blogroll...

A %d blogueros les gusta esto: