Los saldos del Gobierno del Cambio: el PAN se quedó “vacío” y, la derecha, huérfana…

Posted on junio 23, 2007. Filed under: Oligarquía, PAN, Política, Yucatán |

 

                                                                  Por José Luis Sierra V.

 

No alcanzo a establecer con precisión si fue antes la desilusión o el temor, los temores a perder y a lo que vendría con la restauración priísta. Lo que sí tengo claro es la manera lenta, persistente, agregada, como el gobierno de Patricio Patrón fue metiendo a los suyos en la oscuridad de la desesperanza. Uno a uno, los que habían sido sus aliados, sus operadores en las tareas electorales, uno a uno se fueron quedando en los requiebros y en los atajos del trayecto. La dura brega demostró que “el alto vacío” no era la persona indicada para hacer realidad el sueño, las aspiraciones de tantos. Y el gobierno del “alto vacío” terminó así, vacío, sostenido por la inercia de los plazos legales.

 

La derecha yucateca no tuvo fuerzas ni imaginación para superar los retos del recambio. Su propio triunfo terminó por desgastarlos, por dividirlos, por confrontarlos. Una vez que entraron al Palacio de Gobierno se olvidaron de los anhelos y se entregaron a los resentimientos. No tuvieron la capacidad de renovar sus aspiraciones. Como buenos derechosos, reaccionarios de cepa, demostraron ser REACTIVOS, nada PROPOSITIVOS. Muerto el “Gran Cacique”, desaparecido don Víctor Cervera, se extinguió con él la última razón, el factor que los mantuvo unidos a pesar del desencanto de su propio gobierno.

 

No, no fue sólo la ruptura con Ana Rosa. Antes que Ana Rosa y por razones similares se fueron o se alejaron Antonio Hadad, el Negro Machado, Cachicha Peniche. ¿Es que se puede olvidar a la hora de intentar cualquier arqueo lo que ocurrió con Rich Gutiérrez en el mismísimo Congreso?

 

¿Y el impacto del “caso Medina Millet”? Diez años, diez, de desgaste, de hostigamientos y agravios, toda clase de excesos, lo mismo en tribunales, en el Congreso o en las mesas del Campestre. Y en la prensa, cada día, todos los días. Un evento que significó la fractura de la cúpula social. Una división que alcanzó a buena parte de la sociedad yucateca pero, con especial intensidad y gravedad, a la derecha, a la aristocracia y a sus extensiones sociales.

 

Las relaciones entre “El Diario de Yucatán” y el panismo faccioso de “los patricistas” se tensaron y distanciaron, quedaron a punto de ruptura. Como Pirro, el larguirucho gobernador logró quedarse con el control total del PAN, pero perdió a los generales y a buena parte de sus ejércitos en el desgastante proceso. Y, todavía peor, la derecha yucateca perdió cohesión, quedó sin proyecto y sin abanderado.

 

Fue tan profunda la derrota sufrida por el panismo en Yucatán, son tan graves los daños que dejó la belicosidad de “los Matalotes” que el diagnóstico inicial de los dirigentes nacionales recomendó no mover nada mientras el grupo faccioso conservase la administración estatal y buena parte de las municipales. Cuando queden “Los Matalotes” al descubierto, cuando hayan entregado “Los Amigos de Patricio” sus posiciones administrativas, entonces deberá empezar la restauración de la unidad y de la disciplina del PAN y, desde allí, la reconstitución del frente derechista. Así terminó el Gobierno del Cambio…

                                                       Mérida, Yucatán; 22 junio del 2007.

 

Make a Comment

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Liked it here?
Why not try sites on the blogroll...

A %d blogueros les gusta esto: