Infiltra El Yunque al PAN.

Posted on junio 2, 2007. Filed under: El Yunque, Guanajuato, PAN, Política |

Alejandro Sandoval (Suplemento AM, León; 1 de junio del 2007)

Entre 1972 y 1974, Alfonso López Villalobos fue presidente del comité estatal del PAN, y fue testigo de cómo El Yunque se infiltró en ese partido; al principio –asegura- Elías Villegas odiaba al PAN porque consideraba que su fundador, Manuel Gómez Morín había sido masón.  En la calle Acapulco del barrio del Coecillo, en León, la Organización Nacional del Yunque “juramentó” a decenas de reclutas de bajos recursos, asegura el ex panista Alfonso López Villalobos.

Las reuniones del Yunque se realizaban en distintos inmuebles en León, uno de ellos en la casa de Carlos Zepeda Orozco, ex presidente de la Unión Nacional de Padres de Familia, en el Coecillo. En el interior del inmueble, asegura López Villalobos, Carlos Zepeda tenía una serie de tambos como en forma laberinto, para evitar que los espiaran.

 López Villalobos fue dos veces dirigente del PAN Municipal de León entre 1968 y 1970, coordinador estatal de la Unión Nacional de Padres de Familia (UNPF) y ex presidente del PAN Estatal entre 1972 y 1974.

Nunca fue del Yunque.

Fue panista durante 30 años hasta que el Yunque se apoderó del PAN. Era coordinador estatal de la Unión Nacional de Padres de Familia cuando el presidente era Carlos Zepeda Orozco, cuyo chofer, Isaac Balderas Ceballos, fue testigo de los hechos en que asesinaron a dos jóvenes que se dirigían al cerro del Cubilete, en noviembre de 1975. Además de la casa de Zepeda en el Coecillo, también se reunía el Yunque el templo de San Francisco de Sales en la calle Álvaro Obregón, en un inmueble del bulevar Hidalgo y frente al templo de Los Ángeles.

En una casa de la calle Tarragona de San Juan Bosco y en un rancho de Elías Villegas en Purísima del Rincón los yunquistas realizaban prácticas de tiro. “Conocí gente que me contaba que ponían botes y le tiraban a darle con la ametralladora”, sostiene López Villalobos.

No recuerda bien el año, pero fue entre 1976 y 1977, cuando Acción Nacional reprendió a Luis Felipe Bravo Mena, cuando era apenas integrante del Comité Juvenil en León. Lo corrieron porque estaba reclutando gente para el Yunque y en la dirigencia del PAN Nacional lo vieron mal. “Por andar en organizaciones que no sabían de que se trataba y por quererse apoderar el Comité Juvenil”. Al paso de los años, Bravo Mena volvería al PAN, del que fue líder nacional.

Sin tapujos, López Villalobos cuenta que conoce bien la organización secreta desde hace unos 35 años. “Los yunquistas tienen una paciencia bárbara para dar el golpe y conseguir lo que quieren (…) En el nombre de Dios el fin justifica los medios, el que obedece no se equivoca, ese es su pensamiento”, asegura. “Al Yunque lo puedo catalogar como una organización criminal, que busca otros intereses que llevar el reino de Dios a la tierra”. 

Descubre Obispo al Yunque.

En 1977 el entonces Obispo de León, Anselmo Zarza y Bernal, descubrió al Yunque.Frente al templo de Los Ángeles, el Obispado tenía un inmueble que prestaban a organizaciones apostólicas, a condición de que pagaran los impuestos y el predial. Entonces, cuando el Obispo vio que no pagaban, les pidió que desocuparan el edificio y se contrató a un cerrajero para desalojarlo.

 “Cuando abrieron el inmueble y comenzaron a trasladar algunas pertenencias hacia el templo, una caja se abrió y descubrieron documentos del Yunque”, recuerda López Villalobos. En esos documentos venían nombres de la gente que reclutaban con información completa sobre los padres, hermanos y parientes cercanos, así como las características que debían de reunir los prospectos. La iglesia se quedó con los documentos del Yunque, que desde entonces ya era dirigido por Elías Villegas, según asegura López Villalobos. Elías rechazaba al PAN –afirma el ex dirigente panista- porque su fundador, Manuel Gómez Morín, había sido masón. Yo incluso a Elías Villegas lo invité a entrar al PAN, pero él no aceptó y me dijo: ‘cruz, cruz, Gómez Morín es masón’”.

El Yunque no invita las personas a formar parte de la organización, los engaña para entrar y está prohibido desertar. “Son sigilosos, la invitación no se hace abiertamente, primero te invitan a participar en grupos de oración, en retiros, te van envolviendo y tú no sabes que te quieren para hacer un juramento hasta la mera hora”. 

Enlistan a militantes.

 Un documento atribuido a la Organización Nacional del Yunque, elaborado en 1999, revela los nombres de 82 supuestos integrantes en el estado de Guanajuato. Al menos 20 de los enlistados ocupan actualmente los principales cargos en el Gobierno de Guanajuato: el gobernador Juan Manuel Oliva, el secretario de Gobierno, Gerardo Mosqueda Martínez; los secretarios de Salud y Educación, Jorge Armando Aguirre Torres y Alberto Diosdado. Aparecen los nombres escritos a mano de Elías Villegas Torres, mecenas del PAN; Tomás López Martínez, subsecretario de Vinculación; Rolando Serdio y Santos, director de Innovación de la SEG; Eusebio Moreno, asesor de la Secretaría de Gobierno.                                        

MOLDEAN A MILITANTES 

Después de la ceremonia de iniciación, el “yunquista” debe convertirse en una persona disciplinada, con actitudes de liderazgo, formal al hablar y en su forma de vestir, deportista al menos en su juventud, pero sobre todo, fervorosamente católica. Adquiere también obligaciones que debe cumplir como parte de la obediencia a Dios que jura en la ceremonia de iniciación.

De acuerdo con los testimonios recabados por a.m., la vida diaria de un miembro del Yunque está determinada por reglas y deberes no escritos que definen desde sus relaciones con la sociedad hasta su forma de vestir. Pero todas sus acciones y decisiones están enfocadas a coadyuvar para instaurar, de acuerdo al Evangelio, “la Ciudad de Dios en la tierra”.

Disciplina, lealtad y sobre todo, obediencia absoluta, son las tres características que identifican al miembro de la organización. Algunos ex integrantes señalan que por lo regular los yunques provienen de familias católicas, con padre casados por la Iglesia y practicantes activos de la fe. Pero cuando no es así, luego de su ingreso formal los yunquistas están obligados a cumplir con sus deberes religiosos. Entre sus obligaciones está la de asistir por lo menos una vez a la semana a misa, aunque algunos acuden sin falta todos los días.

Rezar es también parte de su disciplina y acostumbran hacerlo tres veces, al comenzar el día, antes de comer, cuando bendicen sus alimentos y por la noche. El rezo del rosario es común, así como aprender distintas oraciones, principalmente a Cristo Rey, la Virgen María, San Miguel Arcángel y San Luis, rey de Francia. En sus inicios, hace más de medio siglo, el integrante del Yunque obedecía lineamientos estrictos que determinaban su forma de vestir, entre los cuales la pulcritud, la ropa formal y el cabello corto. Algunos grupos utilizaban ropa y corte de pelo tipo militar. Aunque para las ceremonias de iniciación es requisito que los hombres usen pantalón y camisa blanca y las mujeres falda negra y blusa blanca, en su vida diaria únicamente se exigen ya los principios de seriedad y limpieza.

Pero lo más significativo para un militante del Yunque es observar una conducta “ejemplar”, alejado de escándalos que atenten contra la moral o señalamientos que dañen su imagen. La ideología de un militante del Yunque no le impide llevar una vida normal, como cualquier persona asiste a fiestas y reuniones familiares, aunque suele ser sobrio en su comportamiento, alejado de los malos hábitos, como las drogas y el exceso de alcohol.

Matrimonios orgánicos.

 Algunos testimonios señalan que a los nuevos integrantes se les persuadía para que se relacionaran sentimentalmente con otros miembros de la organización, para consumar lo que se conoce como ‘matrimonios orgánicos’. Muchas parejas formadas por personas señaladas como parte de la organización demuestran esta costumbre.

Las exigencias de una organización clandestina han propiciado también el manejo de algunas palabras clave entre los integrantes, entre ellas la de referirse al Yunque como “la orquesta”. De acuerdo con los testimonios, en los hábitos de lectura de los militantes ultraderechistas se han producido muchos menos cambios y su literatura básica son libros religiosos, anticomunistas y antisemitas.Quienes integran la Organización Nacional del Yunque tienen también la obligación de aportar una cuota mensual, aproximadamente el cinco por ciento de su salario, aunque en caso de no tener empleo, basta con cubrir una cuota mínima,  simbólica.

Una de las responsabilidades principales es acudir sin falta a las reuniones del grupo, que normalmente se realizan una vez por semana. En ellas deben presentar resúmenes de sus lecturas e informes.

Make a Comment

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

2 comentarios to “Infiltra El Yunque al PAN.”

RSS Feed for Duro contra la Derecha… Comments RSS Feed

Por mi que chinguen a su ma…los del yunque y sus seguidores disque “catolicos” no queremos ese tipo de organizaciones Facciosas. Viva México Cabrones.
No queremos que unos cuantos se queden con toda la riqueza de México y exploten a los que menos tienen.

No es de que quieras niño. Esto es selección natural y divina. Hay quienes quieren y hay quienes pueden pero pocos son los que saben.


Where's The Comment Form?

Liked it here?
Why not try sites on the blogroll...

A %d blogueros les gusta esto: