El ejercicio panista del Poder.

Posted on junio 26, 2006. Filed under: Cultura, México, PAN, Política, Yucatán |

Autoritarismo y Corrupción: el ejercicio panista del poder. 

Por: José Luis Sierra Villarreal

El “efecto teflón” protege y propicia la corrupción panista.

Así como el prolongado ejercicio del poder del PRI hizo de ese partido un sinónimo de corrupción, los sesenta años que pasó el PAN en la oposición le valieron para hacerse de una imagen de honestidad a toda prueba. Para aquellos ciudadanos que consideran que la honradez personal o la corrupción deben ser criterios definitorios en la política, votar por el PAN –independientemente del nombre o del perfil de sus candidatos- se volvió una costumbre. Una costumbre que no cambió con la llegada del PAN y de los panistas al poder. Una costumbre que no ha cambiado, a pesar que el PAN y los panistas, ya en el poder, reprodujeron si no es que ampliaron los vicios del priísmo en materia de corrupción y ausencia de ética.

Sabedor de que las percepciones en política resultan más determinantes que los hechos mismos, no deja de sorprenderme la indiferencia demostrada por la sociedad ante los numerosos abusos, los graves excesos cometidos por panistas en el ejercicio de algún encargo público. Pareciera como si los setenta años de excesos priístas agotaron las dosis de crítica o la capacidad de indignación de la ciudadanía. Pareciera que el hecho de haber derrotado al PRI fue el “derecho de corzo” que pagaron los panistas para cometer toda clase de tropelías sin tener que afrontar la reprobación ciudadana, para no hablar de los rigores de la ley.

Los panistas, particularmente en Yucatán, no se han visto afectados en su imagen a pesar de la profunda incapacidad demostrada en el desempeño de sus cargos. Ningún panista, hasta el momento, ha sido llamado a cuentas, ni por los tribunales ni por la opinión pública, como consecuencia de actos de corrupción comprobados, de los abusos o las omisiones en que incurrieron en el desempeño de sus cargos, a pesar de que han sido muchas las denuncias y más las evidencias. Pareciera que los panistas yucatecos están dotados de teflón, que los salva de quemarse con el calor que calcina, sin reparo, a priístas o perredistas.

La Vaca trafica con toros y un pulpo controla la pesca…

Revísese la larga lista de excesos cometidos por funcionarios o allegados al “Gobierno del Cambio” y se comprobará, en todos los casos, la gruesa coraza de impunidad que protege a los panistas y la total indiferencia de la sociedad, indiferencia ante el delito y ante el cinismo.

Un Secretario de Estado tuvo la ligereza de “otorgar contratos” a la empresa de un hermano, por millón y medio de pesos, sin licitación alguna. Ese Secretario sí fue removido, porque los recursos desviados eran federales y amenazaba la Secretaría de la Gestión Pública (SCGP) intervenir. ¿Castigo? No hubo ninguno. ¿Acusación legal, proceso administrativo? Nada, negativo. ¿Sanción social, reprobación? Cero. No podía haberla porque se trataba de todo un ex-Presidente de Coparmex, un “chico CUM” que, por añadidura, lleva los apellidos Mier y Terán.

Muy pronto se supo que los desvíos de Mier y Terán eran poco comparados con el tráfico de influencias que ejerce Alvarito Juanes Cámara, o con los monumentales fraudes que se cometen, todos los días, en operaciones “fast track” con terrenos de origen ejidal, operaciones debidamente “pastoreadas” –y pellizcadas- por La Vaca Patrón.

Revísese el área de actividad pública que se quiera, la manera como se aplican los programas sociales, como se asignan y se utilizan los recursos públicos, y en todos los casos se encontrarán abusos monumentales, pruebas fehacientes de corrupción.
En materia de ganadería, los recursos del Programa Ganado Mejor son manejados, abiertamente, por el hermano del Gobernador. Los programas de granjas y de invernaderos fracasaron todos, sin excepción, no sin antes enriquecer a proveedores, a compradores de los productos, así como a los “asesores” y promotores.

Mientras las empresas pesqueras se encuentran virtualmente paralizadas y los pescadores se quejan del abandono, el encargado de las políticas públicas, Karim Mena, se ha hecho de cientos de embarcaciones y sigue operando “a toda vela”, utilizando los programas y los recursos públicos para su beneficio particular. ¿Han tenido eco alguno las denuncias de los pescadores y de sus organizaciones? No, ninguna trascendencia. Y la sociedad, ¿dice algo? Si acaso, que ahora los priístas se quejan cuando antes, por muchos años, se callaron o hicieron lo mismo. O sea…

Los recursos del FONDEN, que después de tres meteoros alcanzan cifras exorbitantes, manejados con absoluta discrecionalidad, comprándose –sin licitación y sin exigencia alguna de calidad- a las empresas “de los cuates”. De estas operaciones delictuosas tuvieron conocimiento, en su debido momento, tanto la PGR, como la SCFP y el TRIFE, así como el Congreso de la Unión, debido a la investigación que se estableció allí. Sin embargo, los responsables operativos de esos excesos son ahora los coordinadores (nacional y estatal) de la campaña de Felipe Calderón y, en el primer distrito, en estos mismos momentos, se utilizan decenas de millones de pesos del FONDEN en apoyo al candidato del PAN en ese distrito.

Lo que en el priísta es corrupción, en el PAN es “espíritu de servicio”…

A Carlos “El Cheché” Ceballos se le destituyó, se le encauzó penalmente y se le inhabilitó por diez años como servidor público por haber comprado, sin aprobación del Cabildo y sin licitación, unas grúas que costaron algo así como 5 millones de pesos. El actual Alcalde, Fuentes Alcocer, realizó obras por más de 120 millones de pesos, sin conocimiento del Cabildo, sin participación municipal alguna en la asignación de contratos o en la compra de materiales y servicios, y sigue tan campante, haciéndole promoción a su simpática personita con los recursos que debieran servir al mejoramiento de la ciudad y de sus pobladores.

Gastos dispendiosos (El Olimpo), abusivos (Parque Acuático, Parque Japonés, Altabrisa), caprichosos (Mercado de San Benito, Nuevas Oficinas Municipales), fueron utilizados en realidad para etiquetar muchos millones de pesos a empresas de allegados y correligionarios.

Xavier Abreu Sierra, unas semanas antes de terminar su gestión como Alcalde, contrató un sistema de riego para parques y camellones, cuyo costo rebasó los 50 millones de pesos. Nadie le cuestionó sobre otras prioridades. Nadie lo acusó por haber beneficiado a puras empresas “de cuates”. Como nadie se pregunta qué fue de ese gasto, cuánto tiempo funcionaron los regadores y si en verdad se instalaron los equipos comprados y pagados. ¿Y qué fue de la “fuente danzarina” de Ana Rosa Payán?

Corrupción política y degradación moral, van de la mano.

Con el paso del tiempo y de los acontecimientos se han tenido muestras fehacientes de que la corrupción de los panistas es total, integral, porque implica la renuncia a los principios del PAN pero, también, la renuncia a los valores morales y personales que juran poseer y practicar.

Una mujer, casada, empleada cumplidora, acusa a su jefe de “hostigamiento sexual” en el trabajo y resulta cesada. El acusado, Edwin Ramírez Pech, exsecretario particular de Patricio Patrón y hermanito del Presidente Estatal del PAN, sigue en el cargo, intocado, a pesar de quejas públicas, de denuncias judiciales y de solicitudes del Congreso de la Unión y del Congreso del Estado.

Situación similar viven sendas mujeres en la CFE, en el Hospital San Carlos y en alguna dependencia del Sector Salud. En todos los casos se ha obtenido el mismo resultado: los acusados siguen campantes, protegidos por el “big brother PAN”, acechando tal vez la oportunidad de comerse otra manzanita…

Si la solidaridad cómplice del panismo genera indignación, qué se puede pensar y decir de la total, de la absoluta indiferencia con que la sociedad ha respondido a todos estos casos, que se han hecho públicos, con lujos de detalles y testimonios hirientes. La indiferencia social es tan real, el cinismo y la prepotencia de los panistas son tan graves, que se avientan la puntada de postular a Edgar Ramírez Pech, hermano y protector del fallido violador, como candidato a diputado, dispuestos a demostrar con votos que ellos pueden hacer con sus verijas lo que quieran, al fin que los yucatecos los seguirán apoyando como guías y conductores.

No se crea que los excesos de los hermanitos Ramírez Pech son algo excepcional en las filas de los panistas-funcionarios. No. Los panistas en el poder han demostrado nulo apego a los valores morales, a los principios éticos, lo mismo en el desempeño de sus funciones públicas que en su comportamiento personal, en su entorno familiar.

Sólo para fundamentar lo que se escribe les recordaré a los lectores cómo el flamante Secretario de Desarrollo Rural, Roger González, tan pronto estrenó cargo y oficina, se enredó sentimentalmente con una de las secretarias, Mariana Cruz Pool, a la que sacó de trabajar, tras ponerle casa y comercio en Motul. Con el paso del tiempo, don Roger abandonó a su familia en Buctzotz, se divorció y formalizó la relación con su secre-amante-esposa.

Otro caso más. Páginas y reportes periodísticos dieron cuenta de los créditos que, para fomentar un hato ganadero, consiguió el Secretario de la Contraloría, C.P. Jorge Ceballos Ancona, a favor de una de sus secretarias. La noticia cobró visos de escándalo porque la tal secretaria, que no era ganadera, interpuso como garantía un rancho, propiedad que resultó ser del secretario Ceballos. Tratando de salir del hoyo en que se encontraba, el secretario confesó que el rancho sí era de su propiedad pero que se lo había rentado a la secre-ganadera. Las mentes sucias de las gentes con inquina ayudaron a saber que la tal secre no era inquilina sino concubina del secre-ganadero. La voracidad carnal y presupuestaria del Contralor del Estado lleva a pensar que, de implementarse un fondo para promover la inseminación artificial, él se apuntaría, tal vez, como productor de esperma.

Y si hiciera falta demostrar que la podredumbre personal y familiar de los funcionarios conlleva corrupción en su desempeño público, chéquese el dato de que un hermano del mismo Contralor, Alejandro Ceballos Ancona, es socio-director de la empresa inmobiliaria que adquirió los mejores terrenos de Altabrisa, Casa Beta S.A. de C.V., sin licitación y a mitad del precio fijado a otros adquirientes. El principal accionista de la empresa aludida es, nada más y nada menos, Alvarito Juanes Cámara, el socio-tapadera del gobernador Patrón Laviada.

(Este artículo apareció publicado en “La Revista Peninsular”, nro. 862, del 29 abr. del 2006).

Make a Comment

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Liked it here?
Why not try sites on the blogroll...

A %d blogueros les gusta esto: